DE MARRAKECH AL DESIERTO EN FIN DE AÑO

El DESIERTO EN NAVIDAD Y FIN DE AÑO



El invierno en el desierto es soleado y frío, con amaneceres extraordinarios y paisajes limpios y frescos. Los paisajes desde Marrakech al desierto son fantásticos: kasbah antiguas, puertos de montaña, gargantas, palmerales...,y una vez llegas contemplas la gran inmensidad. 

Creemos que el desierto son dunas, pero no, es piedra y montañas, arenas y vientos. Las grandes dunas como siempre digo es como una catedral en el desierto.

Cuando te adentras por sus pistas, conoces a los nómadas que todavía viven allí con sus cabras y camellos. visitamos grandes oasis y finalmente y más turístico pero una gran experiencias, montaremos en los dromedarios para ir a dormir a las jaimas en las dunas.

Un fin de año especial para gente especial como tú.



Comentarios