LOS NIÑOS DEL DESIERTO

LOS NIÑOS DEL DESIERTO, COMPAÑEROS DE VIAJE








En el desierto soy feliz, y uno de los motivos son los niños, traviesos y divertidos, siempre abiertos a un abrazo, a una palabra extranjera, a una sonrisa. Una buena compañía en el desierto.